lunes, 12 de febrero de 2018

606. Palabras y preguntas.

606. Palabras y preguntas.


                        Solo quedan las buenas obras y las buenas palabras, eso es lo que dejamos de bueno. También quedan las malas obras y las malas palabras.
                        He aprendido una cosa a lo largo de la historia, que de todos, salvo alguna excepción, todo el mundo se va olvidando, aunque tuviese mucha buena fama…
                        Sé que a usted se le llenan los salones en sus conferencias, y sus libros son alabados por cientos. Pero quite usted su nombre de sus libros qué sucederá…
                        No soy superior a usted, pero no soy tan inferior a usted.
                        Intento ser un libre observador, un librepensador, un libre recogedor de razones-datos-argumentos-ideas de todo el mundo.
                        ¿Unos ignoran mi trabajo, porque defiendo la existencia de Dios, otros ignoran mi trabajo, porque no soy suficientemente creyente…?
                        ¿Los no creyentes en Dios, me rechazan porque defiendo a Dios, los que creen en Dios, me rechazan porque me consideran un librepensador?
                        Toda la vida esperando que el ser humano sea más racional, y siempre llegando a la conclusión que es racional más irracional.
                        Cada uno se hace su ideología a la carta, tomando elementos de unas y de otras, según vivencias y experiencias y educación y circunstancias…
                        En la ideología básica o fundamental que creas, sea la que sea, te condicionará toda tu existencia, para bien o para menos bien…
                        ¿Toda la vida a la sombra del cristianismo, y toda la vida, sus medianos responsables, dejando que te olviden?
                        Si se pide trabajo de profesor a quinientos colegios religiosos o más, y solo uno te entrevista, entonces uno se hace muchas preguntas que no quiere hacerse.
                        ¿Hay que pedir a Dios que nos envíe otro Francisco de Asís, otro Domingo de Guzmán y otros y otros semejantes…?
                        Nos gusta el humorismo, cuando toca a los demás, no cuándo nos toca a nosotros, o a nuestros cercanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario