miércoles, 4 de octubre de 2017

451. Nunca he buscado que idolatren el trabajo realizado en Cuadernos

451.


                        Nunca he buscado que idolatren el trabajo realizado en Cuadernos, pero una cosa es eso y otra cosa es que no exista ni en el mundo cultural actual provincial.
                        Debo aceptar la realidad debo ser el peor escritor-pensador-filósofo-artista plástico del mundo, mi trabajo no merece ni una recensión de media página.
                        No se ve el mundo igual el que  tiene el Premio Nobel de Literatura, que aquel que lleva 40 años y no ha sido capaz que le publiquen un libro una editorial.
                        Intentas, has intentado buscar esencias de la realidad, de cosas, del mundo desde un rincón y desde tu sillón. Y debe ser que no has encontrado nada…
                        “Qué puede decir/ un poeta fracasado/ a sí mismo/ qué cantar puede hacer/ tronar a otros/ qué sombra de árbol/ endulzará sus sienes/ perdidas en sí”.
                        ¿Hemos matado y olvidado siglos de pensamiento filosófico por atarnos a modas últimas que no tenían suficiente racionalidad y argumentación?
                        Existen cosas de bien y cosas de mal, existen afectos y emociones buenas y menos buenas y malas, existen palabras buenas y malas.
                        No me gustan los juegos de palabras, ni los juegos de conceptos o ideas. Deseo que las palabras y los conceptos armonicen con la realidad.
                        Solo tenemos como individuos la humanidad y la dignidad de ser humanos no las destruyamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario