jueves, 23 de noviembre de 2017

513. Sobre la lengua y las palabras.

513.


                        Es difícil saber y conocer treinta mil palabras, pero solo después utilizar diez mil en los escritos y en el lenguaje oral natural.
                        No digas tacos, ni menos aún blasfemias. Utiliza palabras decorosas, aunque no demasiado exquisitas.
                        Qué es lo vulgar y qué es lo no vulgar. Qué es lo exquisito y qué es lo no exquisito. Nunca he entendido cual es la diferencia.
                        No caigas en la soberbia, cualquier montaña es más alta que tú, con más belleza que tú, y perdurará más tiempo que tú o que yo.
                        Trata al otro ser humano con respeto y con humanidad. Y así será más fácil, suponemos que el otro te trate a ti del mismo modo.
                        No infravalores a nadie, no te infravalores a ti mismo.
                        Escribo para todos, para personas de cualquier edad, cultura o tiempo. Pero me temo que nadie encuentra mis botellas con ideas y frases y pinturas.
                        El mal moral existe, el bien moral existe.
                        Saber lo que es mal, de uno mismo con uno mismo, o saber lo que es el mal de uno contra los otros, o el mal de los otros contra uno mismo…
                        El catolicismo es la mejor religión del mundo, porque todo el mundo mientras vive hace lo que quiere, porque sabe que se puede arrepentir al final…
                        ¡¿No sé por qué soy escritor, mejor hubiese sido dedicarme a comprar o vender cualquier cosa…?!
                        Para qué sirven los consejos, si a nadie llegan. Para qué las ideas si a nadie alimentan.  Tener ideas es rumiar datos y conceptos y experiencias.
                        ¿Entontaremos en un algoritmo matemático o fórmula matemática, alguna vez, la descripción del mundo humano y natural…?

No hay comentarios:

Publicar un comentario