lunes, 21 de mayo de 2018

665. Sobre escritores.

665.

                        No soy superior a usted, no soy inferior a usted, usted tendrá unos valores y yo tendré otros, usted tendrá verdades y errores y falsedades, y yo también. Por tanto, aprendamos usted de mí y yo de usted.
                        Es triste, que demasiados libros, se analizan y critican cuándo el autor ha fallecido, porque ya el autor no puede aprender de los demás…
                        Escribo no para enseñar, sino para pensar y para aprender de otros…
                        Es de agradecer, yo como modesto escritor, que alguien, libremente, con respeto, me dé su opinión, y me indique si está de acuerdo o en desacuerdo, pero utilizando razones y datos y argumentos. Así, ambos saldremos ganando, así ambos aprenderemos de ambos y de todos.
                        Siempre he creído que ninguna palabra o frase o enunciado, hablado o escrito debe incentivar el odio, la inquina, el rencor, la maledicencia, la confrontación. Cada uno, modestamente debe exponer sus ideas y conceptos, dar argumentos y esperar que los demás, aporten sus razones a favor o en contra con respeto.
                        Todo el mundo es consciente, de que no todo el mundo sabe de matemáticas, de medicina, de astronomía, pero todo el mundo cree que sabe de letras y de literatura y de filosofía y de la enseñanza y de política y de futbol…
                        No me pagan nada, por yo observar, escribir, pensar, y menos aún por exponerlo en público. Es decir, publicarla, sea en papel, sea en internet, sea en periódicos. Por tanto, creo que aunque esté en el error, creo que merezco su respeto. Aunque usted tenga la verdad y yo el error.
                        Usted hipotético lector de mi escritura, no le parece correcto, una idea o sugerencia o dato que yo expongo. Yo le agradecería que dijese razones por qué no está de acuerdo. Y así, yo aprendo de usted, deseo aprender de usted. Usted ofrezca su solución con respeto y yo le agradeceré.
                        Usted piensa equis, y yo pienso zeta. Usted ofrezca sus razones y datos y yo los míos. Y entre todos, quizás, poco a poco, seamos capaces de ir viendo la verdad y la bondad de la verdad, y la verdad de la bondad…
                        El siglo de oro de la literatura española, supongo igual en otras, es triste, los grandes genios de las letras, casi todos peleándose entre ellos, insultándose entre ellos, haciéndose mal entre ellos. Salvo excepciones. Es una conducta inmoral e improcedente y… Lo peor es que de alguna manera continúa.
                        Me parece un espectáculo bochornoso que un artículo de opinión sirva para que personas discutan-riñan entre ellas. Pienso que un sujeto ofrece su opinión con respeto, con argumentos, y otro, aporta su solución, con argumentos. Y ya está.


No hay comentarios:

Publicar un comentario