miércoles, 7 de marzo de 2018

634. Sobre el talento y la vocación.

634. Cuándo tener un talento especial es una casi enfermedad.


                        Demasiadas veces, la persona con un talento especial, ni es entendida por ella misma, ni en su casa, ni en los sistemas escolares, ni por las amistades…
                        Igual que se debe cuidar especialmente una persona de veinte años que tiene un desarrollo de siete, no habría que hacer al revés también.
                        ¿Cuánto talento se pierde, cuántas personas con talento, por unas razones o por otras no desarrollan su talento, creatividad, genialidad?                    
                        Si se rompe un botijo, véase un Estado, aunque se recomponga las heridas que quedan y las fisuras son muy grandes.                                       
                        Si viviese en la India sería hinduista, si hubiese nacido en Argelia sería musulmán, si hubiese nacido en China sería confuciano o taoísta. Eso es lo que digo.
                        Si millones de seres humanos son de izquierdas o de derechas, yo no tengo que decir nada. Solo creo que nadie tiene el error o la falsedad completa.
                        No necesito, ni deseo ir en contra de los de izquierdas, ni de los de derechas, ni moderados, ni no moderados. Solo describo realidades posibles.
                        Me pregunto, sin desear hacerme la pregunta, reiteradamente me pregunto, ¿por qué he fracasado como escritor-pensador-filósofo-artista plástico…?
                        No soy un Kant, ni un Miguel Ángel, ni un Dante. Pero si creo que el trabajo literario-filosófico-plástico realizado merece no se destruya.
                        Si no se leen a los Premios Nobel de literatura, no puedo pretender de que me lean a mí. Pero solo intento que tanto trabajo no se pierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario