miércoles, 24 de enero de 2018

583. Prólogo artículos periodísticos.

583. Prólogo artículos periodísticos.


                        1. La razón de este libro es ir reuniendo los artículos periodísticos. Algunos los he ido editando en el blog o que todavía no están publicados en el blog o que nunca estarán editados en ese sistema de comunicación. O que quizás sean editados en un libro de papel tradicional, incluso demasiado tradicional, demasiado rústico, demasiado limitado en ejemplares.
                        No sé si tiene sentido publicar algo en un blog. Algo que nadie lee. Y algo que al final, expresas ideas y conceptos, que pueden no gustar a todo el mundo.
                        2. Por otro lado, a mi edad ya, y después de tanto trabajo, y no conseguir nada, ninguna valoración en el campo cultural y de la creación y de la búsqueda. Lo menos que necesito es desear y tener adversarios por cuestiones culturales.
                        Por consecuencia, cualquier idea u opinión, sobre cualquier tema que haya indicado. Cualquiera que difiera de algunas de las ideas aquí expresadas, deben ser mejor que las mías. Es decir, yo estaré equivocado y en el error, y usted, usted individuo o usted grupo ideológico, tendrá la razón. Pero bueno, si bueno es dejar, vivir y existir, y que puedan publicar algo, aquellos como yo, que estamos en el error y equivocados en todo o en todos los temas o cuestiones.
                        3. Me digo y me pregunto que si Kant, Platón, Aristóteles, Hume, Miguel Ángel, Velázquez, Shakespeare, Cervantes, etc., hubiese existido en su época blogs e Internet, supongo que la habrían utilizado. Claro, lejos de mí, de compararme con esas mentes y sensibilidades geniales. Pero si ellos lo hubiesen hecho, quizás yo modestamente también lo tendría que hacer. Aunque en siete años, aproximadamente, la verdad es que no he escrito demasiado.
                        4. Deben existir cientos de miles de blogs de autores en los campos de la literatura, el arte plástico, la filosofía. Por consecuencia uno más, no hace daño a nadie. Y no tiene ninguna influencia. Nadie se debe preocupar que entre millones de granos de trigo, es muy difícil encontrar una aguja, según el refrán popular. Por consecuencia, contrariamente a los que muchos dicen o piensan, que creen que Internet tiene mucha influencia. Yo no lo creo. Salvo algunas excepciones, y esas son porque grupos mediáticos lo apoyan o se basan en ellos. La prueba es evidente, a mí jamás nadie se ha dado por enterado, y eso que tengo una página de Internet, más de quince años, un blog siete años o más, un twitter dos años y pico… Yo creo que los gobiernos democráticos o no democráticos, los poderes de un tipo o de otro, no deben preocuparse en exceso por Internet. Si algo que sale en este medio acaba teniendo importancia es por otras razones, porque los medios tradicionales, en general, lo apoyan o lo incentivan o indican su información.
                        5. Por consecuencia, ningún poder fáctico o real, debe temer demasiado ningún blog. Porque cuando hay millones de algo, encontrar la aguja es imposible. Internet por la enorme cantidad de todo y de páginas, de blogs, de twitter, de todo lo que vayan inventando. A mi parecer no es un problema, ni será un dolor de cabeza, para ningún poder. Ningún poder real o ideológico. Puede que algunas plataformas, se llamen como se llamen, puedan tener alguna importancia en un momento determinado. Incluso servir para remover movimientos de distinto orden. Pero eso será la excepción de la excepción. Ésta desde luego, este blog, no desea ser un problema para nada, ni para nadie. (15 mayo 13cr).
                        6. ¿Para qué continuar publicando en blog o en papel artículos periodísticos o estos artículos? ¿Para qué continuar pensándolos? ¿Qué sentido tiene y para qué sirve? (18 nov. 13cr).
                        7. No sé si tienen valor como contenido, no sé si tienen valor como artículos, artículos periodísticos o pequeños artículos filosóficos. No sé si servirán para algo. No sé si llegarán a los oídos u ojos de alguien que los valore. No sé si me abrirán algunas ventanas o me cerrarán más posibilidades. No sé nada. Pero… (24 dic. 13cr).
                        8. La verdad es que me pregunto qué sentido tienen estos artículos periodísticos, a mitad de camino entre el ensayo y el periodismo y la filosofía. Si nada de lo que hago sirve para nada. Esta primera edición, además de estar algunos en el blog, esta primera edición rústica, con más de sesenta artículos, les he enviado copia en papel y dvd a los directores de diez o doce periódicos nacionales y locales. Y la respuesta siempre es la misma. Mi actividad, sea la que sea, a nadie interesa. Quizás pueda parecer demasiado negativo o demasiado pesimista pero así es. Siempre ha sido así. Por mucho que me he esforzado. No sé si es que no gusta las preguntas, porque otra cosa, apenas doy afirmaciones, dejo al otro que piense lo que quiera… he fracasado en todo, como escritor, como pensador, como filósofo, como artista… Debo ser el peor escritor del mundo y el peor intelectual del mundo, no solo del presente, sino de todos los tiempos. Porque pocas personas habrán trabajado tanto como yo, y pocas habrán obtenido tan pocos resultados como yo… No sé supongo que algún día sabré la respuesta a tanto fracaso. Además de que no tenga calidad, ni ingenio, ni innovación, ni creatividad, ni formación, ni… (19 en. 14cr).
                        9. ¿Por qué no hay un concurso de periodismo de artículos periodísticos que no han sido publicados, ni editados en ningún lugar, ni en ningún medio, en papel, radio o virtual? ¿Porque habrá artículos o se podrían hacer de personas que jamás serán editados en ningún medio de comunicación de masas? ¿Ni en periódicos, ni en radio, ni en televisión, ni en revista, ni en medios virtuales o de internet? ¿Pero si han sido escritos o si han sido en blogs…?
                        Tendríamos dos posibles tipos de concursos de periódicos, uno, que no han sido publicados, y dos, que han sido publicados en internet o en blogs o no lo han sido en ningún medio. Existen docenas de concursos periodísticos, porque hubiese dos o tres más, con estas características. Además podrían servir para los medios de comunicación para encontrar nuevas plumas. Nuevas plumas, como ellos dicen. (25 en. 14cr).
                        10. ¿Me pregunto si aportan algo estos artículos o artículos periodísticos o pequeños ensayos para el periodismo? ¿Me pregunto si debo continuar con ellos? (01 Feb. 14cr).
                        11. He hecho una pequeña publicación con depósito legal, y he enviado a más de diez medios de comunicación social, periódicos nacionales y regionales y cadenas de televisión regionales y locales. Nadie me ha contestado y nadie se ha dado por enterado. A nadie debe ser que ese librito con artículos periodísticos les ha dado un valor o valor. También iba incluido en el Dvd miles de páginas escritas de Cuadernos, y el curriculum y fotografías de obras de are. Y en papel una docenas de artículos periodísticos.
                        No comprendo como hay tanto rechazo al trabajo que realizo. No lo entiendo. No lo comprendo. Por mucho que busco razones. Desearía que alguien me diese alguna razón o motivo, porque al menos así sería más fácil sufrir tanto rechazo. En todo lo que hago solo intento buscar o procurar buscar el mayor grado de verdad, bondad, belleza, utilidad, sentido común, racionalidad, no crear rencillas, no echar leña al fuego. Pero ni unos, ni otros, ni ateos, ni teístas, ni de un color o de otro. A nadie interesa mi trabajo. Esto es en muchos sentidos incomprensible. Incluso admitiendo que sea mala la calidad o la conceptualización de toda esta obra o de algunas de sus partes.
                        Ha sido un error personal, enormemente grave dedicarme toda mi vida, gran parte de mi vida, a la producción y creación e investigación cultural. Y no conseguir nada o casi nada. Ni valorar lo realizado, ni que haya servido para ocupar un puesto en la enseñanza o en la cultura. Ha sido un drama dedicarse a esto. Lamento haberme dedicado casi toda mi existencia a la búsqueda de la verdad y de la teorización del bien y de la bondad, y de la belleza, etc. (20 feb. 14cr).
                        12. Hice una primera publicación o edición de estos artículos periodísticos, en forma de libro, con depósito legal. Y los envié a una docena de medios de comunicación social, periódicos, nacionales y locales y regionales y medios de radio y televisión. Que yo sepa, ninguno en su sección de cultura o en alguna sección mencionó esta obra. Publicado en forma de libro con páginas de papel, acompañado de un Dvd con todos los artículos, además del resto de la obra, que he titulado Cuadernos. Creía que se iba a realizar alguna mención o una pequeña nota en alguno de esos medios de comunicación. Pero que yo sepa todo ha sido silencio.
                        La verdad es que no comprendo nada. Supongo que dentro de unos meses, haré otra publicación en papel, acompañado de Dvd, con los artículos que lleven en ese momento, además de inserto en el Dvd, miles de páginas escritas de la obra Cuadernos, y otros materiales. Volveré a enviar a los medios de comunicación. Y veremos lo que sucede. (10 marzo 14cr).
                        13. ¿Tiene sentido escribir artículos, artículos de opinión, o artículos periodísticos o pequeños fragmentos de ensayos en forma de artículos si a nadie le interesan? ¿Para qué…? ¿Para quién…? (29 junio 14cr).
                        14. ¿Aporto algo al saber humano con estos artículos? ¿No aportar mis ideas o mis sugerencias o mis puntos de vista, sino aportar algo objetivamente, añadir algún conocimiento al conocimiento…?
                        15. ¿Me pregunto si tiene algún sentido estos artículos periodísticos, los ya escritos y pensados, los que tengan que venir o quedan por venir…?
                        ¿Me pregunto si tienen sentido continuar con ellos…? (Agosto 14cr).
                        16. No necesito polémicas. No necesito adversarios ideológicos y culturales. Ni necesito, ni busco. Por consecuencia, si alguien, muchos o pocos, ahora o mañana, no están de acuerdo, con la totalidad o parte de estos artículos. Que piense que él o ella está en la verdad y yo estoy en el error.
                        Pero por estar en el error, merezco como persona un respeto. Déjenme en paz, no me cierren más puertas, ni me rompan más ojos y más oídos y más manos. Déjenme en paz. Ya con el tiempo iré evolucionando y llegará quizás a las mismas ideas de ustedes. O mejor dicho, como ustedes serán muchos, unos pensarán que algunos artículos son muy buenos, y otros, dirán lo contario. Agradecería que ustedes se pongan de acuerdo, para decirme, dónde y cuáles son los artículos que son verdaderos, y cuales son falsos o erróneos, y cuándo ustedes se pongan de acuerdo, me lo indican, para yo, ser conscientes de su opinión mayoritaria.
                        De todas formas, lo mejor que podrían hacer, si es que puedo aconsejar algo, es que ustedes escriban sus propios artículos con sus propias ideas. Y así, los demás, no yo, pero así los demás, quizás puedan analizarlos y criticarlos.
                        Gracias. Gracias por ustedes ser tan sabios, y yo tan ignorante. Doy gracias a la sociedad y a la genética y a la humanidad, por darme cuenta que ustedes están en toda la razón y yo estoy en toda confusión. Pero deben ustedes también dar gracias, a la naturaleza o a la genética o a la sociedad o a su familia o al ambiente o a su cultura o a Dios, o a quién quieran, que ustedes son tan sabios, con tantos valores y tantos conocimientos. Y yo, y quizás los demás, seamos tan ignorantes. Debo dar gracias de haberme tenido la dicha, de encontrarme, conocer o no conocer, con ustedes, que son tan eminentes y excelentes, en ideas y costumbres, y yo, ser tan pobre y mísero en ideas y valores y prácticas. Gracias, gracias por todo.
                        17. ¿Tiene sentido que intente publicar en diarios o revistas, en papel u online? ¿Lo he intentado muchas veces, durante estos más de treinta años…?
                        Al final, todos los escritores, de mayor o menor categoría lo intentan. Ya que en muchos sentido el artículo periodístico o de opinión se considera un subgénero literario del ensayo. Porque lo intente yo, no creo que cambie nada esencialmente. Unos artículos más, de mayor o menos calidad, de más o menos rutina o mediocridad. El problema es que si aceptarán las mesas de redacción, diríamos los cambios de expresión que planteo en los artículos periodísticos. Es decir, la forma de preguntas y cuestiones. En fin, de alguna manera, ya no tengo tiempo en realidad, no tengo años, pero me gustaría emular, en cierto sentido a Propos, de Alaín.
                        18. La cuestión es, a mi entender, realizar un artículo periodístico, que lo entienda todo el mundo, que tenga profundidad y esencialidad, que refleje nuevos aspectos de un tema, que pueda ser leído dentro de cien o quinientos años, y todavía aporte algo al lector hipotético, que no ofenda a nadie, o tenga la intención clara y evidente por parte del autor de no ofender a nadie, que se perciba, que aunque el escritor se confunde, busca claramente mayores grados de verdad, bondad, belleza, utilidad. Que también se perciba que el autor no está en contra de ninguna ideología o grupo o cultura o etnia o lengua, sino que busca la verdad, y su pequeña verdad, puede que en algunos aspectos, unas veces, estén de acuerdo, unos y en otros, los contrarios. Y viceversa, según los temas. Que aclare fehacientemente, e indique, que el autor no tiene la verdad absoluta, sino quizás verdades relativas y coyunturales… Que para el autor, la bondad y el bien, sea tan importantes o más, que la verdad y la veracidad, y que la belleza. Etc.
                        Esta es la idea de un artículo periodístico que tengo. (Oct. 14cr).
                        19. Entiendo los artículos periodísticos o de opinión periodísticas como artilugios mentales para pensar, o para obligar a pensar. Es decir, mitad ensayos y mitad temas específicos o especializados.
                        No es nada definitivo, ni terminado, pero si abre horizontes y posibilidades de reflexión y por consecuencia de aplicación.  
                        20. en un artículo que como máximo tiene mil palabras o mil quinientas, si ya es más extenso, solo se puede mencionar el estado de la cuestión de un tema. Y no desde todos los puntos de vista, sino desde alguno, y no desarrollando ideas y argumentos y datos totalmente, sino algunos parcialmente. Por tanto todo artículo está condenado a ser parcial, aunque el autor no lo desee. Porque es una selección de una selección de una selección. Nos guste o disguste. Por tanto, el autor, debe ser respetuoso y modesto y humilde, y el lector, debe saber que el autor no es omnímodo, ni omnipotente. No puede hacer otra cosa.  Por consecuencia todo artículo, puede que tenga alguna idea que sea correcta, varias que son incorrectas, por defecto o por exceso, y el resto, pues son diríamos generales, tomadas de la conciencia popular o de la opinión pública general.
                        21. Cero que la finalidad de un artículo, es narrar el mayor grado de verdad-veracidad y de bondad-bien posible, combinándolo con una utilidad correcta.
                        Y en ese sentido deben buscar, si es posible, que sirvan. Un artículo que sirva. Y para que sirva, tiene que servir hoy, y servir dentro de cien años. Incluso con condiciones ambientales diferentes. O al menos, algunas de las líneas esenciales de ese artículo. (Nov. 14cr).
                        22. La finalidad del articulista de opinión en los medios de comunicación, es observar y pensar. Y de todo lo observado y pensado realizar una síntesis y expresarla, escribirla o indicarla de viva voz. Se le exige sentido común, racionalidad, mesura, razones y argumentos.
                        La función de los medios de comunicación es respetar dichas opiniones y dichas ideas. Porque la base de todo progreso es la libertad de pensamiento y expresión. Sin esa libertad no puede funcionar correctamente una sociedad.
                        ¿Si hubiesen existido cientos de artículos de opinión, antes de esta crisis de avisar de que había síntomas e indicios que podríamos estar en una burbuja y que se produciría una destrucción del empleo y una crisis? ¿Quizás se podrían haber puestos remedios parciales, y haber ralentizado la crisis o al menos haberla depurado o amortizado o rebajado sus consecuencias?
                        Pero para eso es necesario se permita un pensamiento libre. En total libertad. No castigar al que piense de otra forma, porque puede que ese pensamiento diferente lleve algo de razón. Y por tanto, los medios de comunicación deben, incluir en sus medios ideas y opiniones diferentes a las propias. Porque es la forma y la manera, que las ideas propias tengan más profundidad y más verdad. Por contraste.
                        Pero sé que decir esto es hablar no en el desierto sino en una cámara obscura y del vacío. (Dic. 14).

No hay comentarios:

Publicar un comentario