miércoles, 24 de enero de 2018

580. Prólogo-Síntesis.

580. Prólogo-Síntesis.
Me resulta muy difícil en unas líneas sintetizar esta obra. En principio diríamos que
tendría dos estructuraciones: en cuanto a la forma y al contenido. Y ambos interrelacionados. Claro
está:
1º La estructuración de la obra. Todo lo que se intenta conseguir. Es utilizar y
expresar una combinación de géneros, teniendo como el ensayo el esencial. Pero relacionar el
ensayo, filosofía, literatura, artes plásticas, etc.
2º No es una forma sistemática para tratar uno o varios temas. Sino que es
asistemático. En fragmentos que se van interrelacionando. Está pensado para ser leído en cualquier
circunstancia, en el metro, en el autobús, esperando la consulta médica, en la mesilla de noche, o en
una profunda reflexión al atardecer. De ese modo, uno o varios fragmentos tratan sobre un tema, y
los siguientes de otro. Para todo tipo de personas y de intereses. Puedes leer un trozo y seguir
pensando mientras vas andando o estás esperando o tienes diez minutos. Y no pierdes el hilo de
todo el libro y de toda la historia. Es un ensayo para inducir a pensar y a observar.
3º Existen multitud de temas y cuestiones de distintas problemas, especialmente
humanas y antropológicas en general. Entendiendo ellas desde distintos puntos de vista.
4º Las ilustraciones que podría llevar el texto si el editor lo desea. Ilustraciones
realizadas por el mismo autor que el texto escrito. Solo podrían ser tenidas en cuenta para editar en
ediciones digitales. Comprendo que en papel sería prohibitivo. Creo que daría al texto un plus, una
riqueza contextual y conceptual e imaginaria esencial e importante. Sería una combinación de las
artes.
5º Partimos del hecho, que vivimos en un mundo fragmentario en sí. Por eso he
orientado esta obra de este modo. Puede leerse cuando se va de viaje o en el metro o antes de
dormir o en pequeños ratos. Para eso. El lector hipotético puede dedicar un pequeño tiempo, varios
minutos. Y pensar y continuar con su quehacer del momento. Es decir, diríamos fragmentos de
preguntas y soluciones y cuestiones para que piense, recuerde, etc. Un texto o conjunto de textos,
fragmentarios, pero interrelacionados que pueden permitir su lectura en distintos soportes, y en
distintos momentos (lectura larga y pausada, o lectura corta o en pequeños tiempos).
6º Se intenta una obra que el autor no le dé toda la solución sino que el lector pueda
ampliar, pueda relacionar, pueda recordar, pueda intentar unir consciente e inconsciente de alguna
manera.
7º En cuanto lo formal esta obra está hecha, para que se amplíe algunas palabras y
conceptos con internet. Es decir, si desea el lector pueda buscar nuevos significados. Según el
sistema o soporte en el que esté leyendo o pensando este texto. Está pensada para que sea
multimedia e hipertextual. Esa función la tiene que hacer el hipotético lector, cuando quiera y pueda
y desee. Pero la obra está pensada de ese modo.
8º Se intenta en esta obra, combinar con otros géneros literarios, no meramente el
ensayo, sino ampliar el concepto de ensayo. Es decir, dicho de otro modo, si Montaigne estuviese
ahora aquí, creo que algunos de sus estudios irían por estos cauces. Es decir, abrir y combinar el
género ensayo con otros. Es decir, algo que podrían ser pequeñas narraciones, algo de poemas, algo
de microrelatos, algo de filosofía, algo de cuestiones de otros saberes. Creo que esto da al conjunto
una unidad más profunda de lo que parece en lo superficial. Es más, puede interesar a lectores
hipotéticos que no son monolitos, sino que tienen intereses particulares. Diríamos que al tocar
diversidad de temas, lugares, cuestiones, puede atraer a lectores que pueden dedicarse
profesionalmente a multitud de campos o especialidades. El cerebro es uno, y no lo tenemos
divididos en compartimentos estancos, según dicen los neurobiólogos.
9º Denomino a esta obra no al género ensayo puro, sino una combinación de ensayo
novela o ensayo nivola, nivola ensayo, o ensayo nivola. Parafraseando en parte a Unamuno, he intentando diríamos unir concepciones formales tanto de Montaigne y seguidores, como de
Unamuno y epígonos.
10º Más que dar soluciones definitivas a varias cuestiones, planteo docenas de
cuestiones que están relacionadas, y más que darle una respuesta o solución, intento muchas de
ellas, no en todas, acotarlas con nuevas preguntas, y que el hipotético lector encuentre la solución.
Se obligue a pensar. A relacionar dichas cuestiones con los datos y hechos que el o ella ha
experimentado o pensado. En vez de darle una solución, lo voy llevando por caminos o vericuetos,
para que él o ella lleguen a una o varias conclusiones. Pero que sea la persona lectora y no el autor.
De ese modo, el lector sea parte de la trama, la verdadera trama la hace en la mente el lector. Que es
conversador con el autor y conversador con el libro o con el texto. Lo importante no es el término o
final o meta, que está abierto, sino el camino recorrido mentalmente. Hoy, un lector puede dar una
solución y dentro de veinte años otra. Es decir, no es un libro terminado, sino que debe y puede el
lector ir con las mismas páginas en tiempos diferentes, ir evolucionando y encontrando nuevas
soluciones y respuestas.
11º Creo sinceramente que abre nuevos horizontes esta forma de ensayo y ensayo
como narración y ensayo como abanico de preguntas. Creo que puede ayudar a mucha diversidad de
seres humanos, con distintas situaciones vivenciales y sociales, porque le invita a una reflexión
constante. Él o ella se le obligan a buscar soluciones, aunque se le dirigen determinadas opciones en
forma de cuestiones.
12º Se escribía de un modo cuando existía el papiro, después cuando el libro, después
de otro con la imprenta. Nos guste o no. La informática y teleinformática ha cambiado la realidad
del libro. E incluso del texto. Por supuesto que este texto que presento puede editarse en forma de
papel, y debería. Con ilustraciones o sin ellas. O con ilustraciones, en color o sin color. Pero este
texto ya está pensado para la nueva realidad que tenemos. La tecnología en cada momento ha
cambiado la forma de expresión de las ideas y de los textos, y la nueva que tenemos también lo
hará. Tanto en contenido como en continente. Y creo que este texto en concreto ya está en esa onda.
Puede editarse en forma de libro de papel, pero ya está preparado para editarse en libro electrónico.
Cada tecnología que se ha ido inventando o descubriendo va transformando no solo la forma del
soporte o emisión de las ideas o conceptos o palabras, sino también las posibilidades de esas
palabras y frases y enunciados y conceptos.
13º Si se fijan existen multitud de temas y cuestiones, que entre todas forman
diríamos relaciones. Aunque en la obra no estén totalmente aclaradas su interrelación. Pero
diríamos que eso es una forma de redacción y narración. Pensados para ser leídas y pensadas en
cualquier soporte y en cualquier situación (en el autobús o metro o esperando en una sala médica,
en la mesilla de noche, en el parque, etc.).
14º Al ser una forma de ensayo novela o novela ensayo. El autor, aunque se escriba
en primera persona, no quiere decir, que esté de acuerdo con lo indicado. Es decir, el autor o
recopilador es como un pescador que recoge preguntas y posibles respuestas. El yo es una forma de
metáfora o el tú. Son formas de intentar que el hipotético lector entre en el texto. Pero a su vez, al
ser textos cortos o fragmentos, pueda permitirle salir. No se hipnotiza al lector con el texto, como
diría García Márquez para que no deje de leer y leer hasta terminarlo. No. Estos textos están
pensados, como pequeñas píldoras o pequeños bocadillos o microensayos que alimenten, y pueda la
persona que los ha contemplado saborearlos durante un tiempo. Sin necesidad de seguir leyendo,
sino ir pensando o ir mirando algún aspecto, etc. Son como microensayos que forman diversidad de
relaciones de puentes entre sí.
15º Bueno, podría indicar más aspectos. Pero creo que con estos son suficientes.
Creo que hay que meterse en el torbellino de la lectura y de las imágenes, de los planteamientos
conscientes e inconscientes, de la multitud de temas humanos y antropológicos y filosóficos y
ensayísticos, para ver las distintas dimensiones que encierran. O que el autor cree que encierran.
Elaborar esta obra ha sido el resultado de muchos años y lustros de esfuerzos de búsqueda de
métodos literarios, métodos de búsqueda, de estudio y análisis de multitud de temas, desde diversos
saberes. Puede que parezca que es sencillo y simple y que se ha hecho sin pensar, pero esta obra, se
haya tardado lo que se haya tardado en la redacción, es el punto final, diríamos hasta el momento de
la elaboración de un pensamiento y observación en constante reelaboración. Y parte de todo ello, o
algo de todo ello se expresa en esta obra. Esta obra que es combinación de géneros, de temas, de
disciplinas, de puntos de vista. Para el lector de hoy. O al menos, creo que para cualquier lector de
hoy. Que quiera ver, que puede existir un tipo de ensayo diferente. No olvidemos que hoy, el ser
humano está harto, hasta la saciedad de recibir textos, imágenes, sonidos, experiencias. Y esta obra
quiere responder un poco a esa marabunta que sufrimos. Y en ese torbellino y laberinto poner un
poco de orden. Aunque parezca que está desordenado.
16º Estos textos están escritos para un público general medio, pero también tiene un
carácter didáctico y pedagógico. Es decir, muchos de estos textos y páginas podrían servir de
material de apoyo en Secundaria y desde luego en la universidad, para profundizar en muchos
problemas y cuestiones. Para el público general medio creo que es un instrumento para abrirle
nuevos horizontes, nuevas perspectivas, quizás, en aspectos de la realidad que desconocen que
existen. O que pueden existir.
17º ¿Las ideas y conceptos y enunciados curan y, o hieren? Por tanto la
responsabilidad del pensador o de los autores debe ser lo más exquisita posible. La responsabilidad
es grande. Lo mínimo que se puede pedir a una obra literaria o de ensayos es la búsqueda de la
verdad y de la realidad. El escritor debe intentar no confundir, no mentir, no errar, no engañar a los
otros con sus ideas. Es su responsabilidad y es su deber. El que lee tiene que tener la certeza que lo
que está leyendo puede tener errores, pero no erres adrede por diversas razones, sean éstas
ideológica, afectivas, sentimentales, de fines o intereses de todo tipo por parte del autor. Creo que
vivimos una enorme época de confusión conceptual y cultural. Como autor es mi obligación en la
medida de lo posible no entrar más dislocación al sistema de la realidad.
18º Por otro lado, si alguien no está de acuerdo, en alguna afirmación o enunciado o
pregunta, que piense que él o ella lleva la razón y la verdad, y éste escribiente o autor o recopilador
no tiene los suficientes conocimientos, creatividad, ingenio, experiencia, saber… Que me perdone
la vida, porque al fin, de cuentas, quién puede saber de todo, de tantas cosas como planteo, y de
tantos saberes y especialidades que tendrían algo que decir. Tolerancia y respeto al escriba que se
equivoca.
19º Ahora el guante lo tienen, la pelota está en el campo de los gestores culturales
que son los que tienen que dar paso a si esta obra se edita o no, si les parece correcta a la crítica o
no, si a los departamentos universitarios les parece avanza en el conocimiento humano o no. El
autor o recopilador pone mucho en el asador, utilizando formas y maneras, intentando ir un poco
más allá en la literatura y en la filosofía, y en el ensayo. Ahora les toca a otros, recoger el guante y
apostar, y perder o ganar. El autor ya se juega mucho al realizar una obra como ésta. El autor ya ha
corrido suficientes riesgos, ahora les toca a otros, atreverse a correr otros riesgos. (2013-2014).

No hay comentarios:

Publicar un comentario