sábado, 28 de enero de 2017

53b. ¿Cuándo un acto o un deseo o una pasión o una emoción o una idea

53b.


                        ¿Cuándo un acto o un deseo o una pasión o una emoción o una idea o un concepto es desordenado según la verdad de su realidad, según el bien moral, según una mínima religiosidad-espiritualidad?
                        ¿Cuándo un acto, sea pensamiento o deseo o pulsión o emoción o acto en sí, o palabra es desordenado? ¿Cómo sabemos cuándo esos “actos” de pensamiento, palabra, deseo, acción son desordenados, según la verdad y la realidad, según la bondad y el bien moral y ético, según el bien religioso o espiritual, aunque sea mínimo éste último?
                        ¿O no existen actos desordenados, de pensamiento o de acto en sí, o de deseo o de pulsión o de palabra, cada uno con su autonomía o su libertad o su voluntad o sus palabras hace lo que cree conveniente…?
                        ¿Entonces toda la libertad humana, toda libertad humana, toda autonomía humana, toda voluntad humana es igualmente aceptable según la verdad en sí, o la verdad del objeto, según el bien y la bondad moral y ética, según una mínima espiritualidad-religiosidad…?
                        ¿Es lo mismo ocho que ochenta, es lo mismo, que restriegues un calcetín de veinte días sin lavar puestos, por el rostro de un niño, que le regales un caramelo…?
                        ¿¡…!?

No hay comentarios:

Publicar un comentario