martes, 15 de noviembre de 2016

38b. Escribí hace tiempo que si la cultura como industria quiere hacerse más racional

38b.
                         Escribí hace tiempo que si la cultura como industria quiere hacerse más racional y una gestión industrial más eficiente y racional se necesitan entre otros puntos lo siguiente:

                        -Crear centros documentales, dónde por especialidades o materias, se encuentren, curriculum y obras y títulos según especialidad de todos los autores posibles. Conocidos y desconocidos…
                        De ese modo, a mi manera de ver, toda la industria cultural mirase y bebiese de esas fuentes, agentes literarios, agentes de otras materias, directores de museos, de revistas, investigadores…
                        El autor envía su curriculum y otros datos a esa base de datos online. Y los demás ya buscan… No como ahora, que un libro por ejemplo hay que enviarlo a mil agentes literarios y a mil editoriales, para que después no te lo publiquen…
                        Estos centros pueden ser virtuales u online, o pueden ser materiales o ambas cosas. Pueden hacerlos bibliotecas, museos, universidades, fundaciones públicas o privadas, particulares, etc.
                        Autores y curriculum de todos los niveles y categorías, sin selecciones previas. Solo con unas condiciones mínimas, si son artistas, si han hecho una exposición en lugar público o en sala privada. Si son autores si pueden mostrar y enviar el registro de propiedad intelectual.
                        El autor debe trabajar e investigar y crear en su especialidad, y lo demás es una añadidura, no tendría sentido que un matemático tuviese que escribir a docenas de editoriales para que le publiquen su artículo. Sabe que enviando a varias por lo general, le seleccionarán… y las envía, y después continúa trabajando en otro tema… Einstein no se pasó diez años o veinte o cuarenta intentando que le publicasen sus famosos cinco artículos del año 1905. Sino que una sola revista se lo publicó, incluso admitiendo la novedad e innovación que aportaba…
                        Aunque en las letras y en las artes y en las humanidades no sea lo mismo, hay que acercarse a esa realidad…, al menos en este tema…
                        -Hay que intentar que ninguna obra, ningún autor, sea considerado famoso o no, su trabajo no se pierda. Porque no sabemos lo que tendrá importancia dentro de cien años. No sabemos lo que abre nuevos caminos y nuevos mundos con total exactitud. Además de valorar el trabajo de los demás, el trabajo de meses y años y décadas…
                        Por lo cual volvemos al punto anterior…
                        -Buscar sistemas de selección más racionales. Hace lustros propuse, pero esta idea se puede perfeccionar, que se creen comités de selección, en parte de gestión pública, y en parte de gestión privada… en distintas especialidades… y por ejemplo, ese comité de diez o cincuenta personas, de forma oculta, nadie sabe sus nombres, solo un comité secreto, se le envían las obras de los autores…
                        Este comité examina esas obras, sus curriculums, y después dan un veredicto, por ejemplo, del uno al diez…
                        Un autor escritor, por ejemplo, envía sus cinco o diez libros, unos publicados, otros no publicados, y su curriculum. A ese comité. Ese comité se lo envía a esas cincuenta personas. Cada persona seleccionadora, no conoce, a los demás integrantes de ese comité…
                        Al cabo de un mes, por ejemplo, dan un veredicto, y ese comité, suma todas las soluciones, y se lo dan al autor, o lo hacen público…
                        Por una parte, el autor, sea la especialidad que sea, se compromete, a aceptar que el veredicto sea público, así muchos no se atreverán a someterse a ese comité, y al mismo tiempo, ese comité y sus resultados servirán para algo. Así se puede ver si se equivocan o no. Si en el futuro han acertado o no…
                        Creo que hecho de forma seria, sin engaños, sería o tendría un enorme valor…
                        Pueden existir distintas variedades. Pero sería una forma de descubrir o intentar descubrir talento. No solo por la selección de un libro o de un cuadro o de una obra, sino de todo lo que ha hecho…
                        A mi me gustaría que esto existiese y alguien, que fuese serio y experto, me dijese si la obra Cuadernos o Pensamientos, de los que estos párrafos son o forman parte también tienen algún valor… Pero yo esto, si alguna vez se hace, jamás lo veré…

No hay comentarios:

Publicar un comentario