jueves, 6 de octubre de 2016

31b. No soy hipócrita, pero no quiero caer

31b.


                   No soy hipócrita, pero no quiero caer en la vanidad, ni en la soberbia, pero creo que como todos los autores o buscadores o creadores o investigadores nos gustarían que nos hiciesen un museo de nuestro trabajo, o al menos una sala de un museo, o ahora lo que se lleva es una fundación, que es lo mismo que un museo de antes.
                   Pero es obvio que es imposible realizar un millón de museos y fundaciones cada cincuenta año, a todos los autores de todas las artes, ciencias, saberes, filosofía, humanidades, teología, etc.
                   Lo cual nos lleva a pensar, que por otro lado, hay que intentar que no se pierda la obra, si no física o materialmente, al menos, virtualmente. Y eso sí, se podría intentar, igual que dicen hay cincuenta y cinco mil museos en el mundo conservando la obra e historia de miles de actividades humanas, de millones de autores de todos los saberes, ahora podríamos intentar, que de forma virtual, quedase la obra, casi toda la obra de millones de autores en todas las disciplinas de todo tipo, científicas, filosóficas, artísticas, teológicas, etc.
                   Porque es muy triste, haber hecho miles de dibujos o pinturas, por ejemplo, y saber que posiblemente ya estén perdidas o destruidas, incluso antes de fallecer el autor… , al menos quedase una fotografía, una imagen y ésta difundida en el mundo virtual, al menos, el fracaso y la derrota de esas personas, porque al final, hasta ahora, solo permanece el trabajo, quizás no llegue el dos por ciento de autores, al menos en las artes, quizás en otras actividades queden más de sus obras, quizás los matemáticos tengan más suerte, etc.
                   Supongo que no es tanto pedir, habiendo tantos museos en el mundo, tantas fundaciones en el mundo, tantas bibliotecas en el mundo, que algunas empiecen a crear archivos digitales y virtuales de las distintas actividades culturales e investigadoras del mundo, cada uno se especialice en algún tema, o en algún territorio de ese tema, etc. 
                       Pero hoy centros documentales o archivos o directorios online y virtuales podrían solventar este problema, acumulando curriculum y obras en fotografía o de otras maneras de miles o cientos de miles de autores, sean de poesia o novela o teatro o moda o filosofía o matemáticas o geología o economía, etc. Al final, la humanidad avanza por las ideas. No se debería perder ninguna. Quién sabe si en el futuro alguna idea o concepto o dato podría servir...
                     Y esto aplicado a todas las ciencias, artes, filosofía, teologías-religiones, todas las actividades humanas...
                   Lo veré antes de dejar de tener sombra sobre esta tierra, antes de dejar de consumir oxígeno de esta tierra, antes de abandonar degustar el pan y los huevos fritos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario