viernes, 1 de julio de 2016

11b. Autocrítica

11b.


                        He intentado toda la vida no engañarme, no mentirme a mi mismo, no equivocarme a mi mismo, con las ideas y conceptos y datos que admito o creo, y con la práctica o la acción.
                        Pero es obvio y evidente, que me he equivocado y engañado a mi mismo multitud de veces. Quizás, porque todo lo que nos sucede o pensamos dentro de nosotros mismos, lo abordamos con unos aprioris conceptuales o culturales. Cada uno los que ha escogido…
                        Ciertamente, también he intentado no equivocar a los demás, al menos no mentirles, otra cosa es que yo estuviese o esté en el error.
                        En cuanto a la actividad cultural-creativa-búsqueda, es decir, a la actividad que podríamos denominar filosófica-ensayística-literaria-pictórica… debo indicar…
a)      Que publicar es hacer público, enseñar a los demás, diríamos con unas mínimas normas legales de los escritos difundidos.
b)      Que aunque sé que hay o habrá cientos de miles, quizás millones de “paginas en internet” (blogs, twitter, webs, facebook, etc.). Sin negar dicho hecho, yo he publicado al menos en “cinco o seis” de las que soy autor.
c)      También he publicado en pequeñas ediciones, sea de papel, sean electrónicas, sean en ambos medios, desde hace más de tres décadas. Según épocas, predominando unas u otras. Pequeñas libros, revistas, etc.
d)     No puedo engañarme y sin negar los cientos de miles de libros que se publiquen cada año en el mundo, sin negar los cientos de miles de “páginas o publicaciones en internet bajo todas las formas que el mercado indica”.
e)      Debo aceptar la realidad, “he hecho suficientemente lo público o lo publicado”. Por lo tanto me guste o disguste, lo que he hecho, lo que he publicado y ha sido mucho, y en distintos medios y durante muchos años. Y ha sido enviado a miles, miles de personas, instituciones de mi país y de fuera de mi país…
f)       Por lo cual debo aceptar la realidad, y la realidad, es que gran parte de lo que he hecho, pinturas-dibujos, escritos-pensamientos-literatura se ha hecho público, se ha enseñado a los demás, de una manera o de otra. De muchas maneras y formas. En la medida modesta que he podido… Por lo cual solo cabe un veredicto, aunque me sea muy costoso aceptarlo, sin negar que me han puesto muchas zancadillas, sin negar otras circunstancias, sin negar donde vivo y en qué ciudad y en otras limitaciones, debo aceptar la realidad, “no tengo calidad suficiente, lo que he hecho debe ser que no tiene suficiente creatividad, ni originalidad, ni significados, ni nada…”.
Aunque sea muy duro debo decir y aceptar la realidad, porque pienso lo siguiente, mi trabajo creativo se ha mostrado a suficiente número de personas, que lo hayan visto o leído, con sosiego es otra cosa. Pienso, en segundo lugar, que no todo el mundo va a estar en el error y yo en la única verdad y certeza sobre mi trabajo. Tercero, no creo que todo el mundo tenga mala voluntad… Cuarto, no creo que engañarse de que hay tanto trigo que no se puede ver un grano de trigo de oro.
Ciertamente también tengo que decir, que en estos más de cuarenta años, si creo que alguna revista, online ahora, antes en papel, podrían hacer alguna mención. Porque salvo dos o tres, nadie lo ha hecho. Creo que esta obra, Cuadernos o Pensamientos, en sus diferentes versiones o vertientes o dimensiones o perspectivas merecen, merecen una recensión de media página, creo que en alguna revista de filosofía o literatura o arte o plástica o ensayo o teología-religión o diseño o…
Es muy duro para una persona decir y escribir, que aunque sea un pensador-escritor-ensayista-pintor-artista fracasado. Que en definitiva, si lo soy, es porque no tengo suficiente calidad… Nadie tiene la culpa, ni yo, ni nadie, que no tenga suficiente talento, que no haya tenido las circunstancias añadidas que hayan acompañado, etc. Sin negar, tampoco que mi fracaso, quizás también sea un poco el de todos…, porque al final, quién sabe si alguna idea o concepto o frase o pintura o dibujo o artículo escrito por mí, podría ayudar a otras personas, por ejemplo, alguna idea o sugerencia para evitar accidentes de tráfico… quién sabe, si aquellas personas que me han cerrado puertas, un día, sin saberlo alguna de mis ideas a ellos o sus descendientes, le salvarán la vida…
En fin… es duro aceptar que uno es un pensador-filósofo-escritor-literato-pintor-ensayista-artista plástico mediocre o en mi mente, del cero al diez, de un valor de tres… Pero no puedo seguir engañándome, ni mintiéndome, ni nada de eso… ahora mismo hay suficientes plataformas de hacer público, las ideas y escritos y demás contenidos culturales o creativos o de investigación, sea cual sea la rama que cada uno se dedique, sean ciencias o filosofía o artes o literatura o teología o cultura en general… si mi trabajo no es aceptado, y el de muchos, debemos asumir, si llevas tantos años como yo, más de cuarenta, es que no tiene suficiente calidad, originalidad, esencialidad, profundidad, invención, etc. Incluso como en mi caso, la obra Cuadernos o Soliloquios o Pensamientos, solo en su parte o dimensión escrita, sea de más de cuarenta mil páginas de papel o equivalente, quizás la obra, de un único título o un único autor, de literatura-filosofía-ensayo-teoría del arte, más extensa del mundo… o una de las tres… Sin contar las docenas de miles de dibujos y pinturas que están por el mundo, y no sabemos si existen o cómo existen…
            Paz para todos, para los que vengan, paz para mí también…

No hay comentarios:

Publicar un comentario